Corazones latiendo

jueves, 13 de diciembre de 2012

Esos momentos.

Sea el lugar que sea, cualquier estación, cualquier año, cualquier momento, siempre habrá algo que te haga dudar de todo lo que has vivido.
Por mucho que haya deseado ser una princesa a la cual rescatan de un castillo por una bruja mala, o por su malvada madrastra, todos crecemos, maduramos, y lo peor es que nos damos cuenta de que nada de eso puede ocurrir. ¿Pero y si es cierto? ¿Y sí siempre hay una persona dispuesta de salvarnos de todo?
Salvarnos de un día triste, salvarnos de un mal momento, salvarnos de un mar de lágrimas a solas, salvarnos del mundo entero. En vez de regalarnos joyas, flores, dinero; nos regalan momentos de felicidad, momentos de amor, de cariño, de sinceridad, de ternura. Momentos que valen.

Momentos que no regalaríamos por nada del mundo, ni por tantos millones, no hay nada más sincero que dos personas se amen.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada